Movilidad Sostenible



Uno de los retos más grandes que encontramos en la cuestión de sostenibilidad está en la movilidad. ueremos una infinidad de opciones, todas más cómodas que la anterior y la queremos ahora. Pero el conforto tiene un precio que pagamos sin ver.


Cerca de un cuarto de la emisión mundial de CO2 viene del transporte de personas y bienes. En Europa, el transporte es la principal fuente de emisión de dióxido de carbono, llegando a 27%, con coches y furgonetas representando más de dos tercios de esto. Crear opciones más sostenibles es un gran desafío, pero que viene con la oportunidad de un importante cambio ambiental.


La movilidad urbana sostenible exige, también, un cambio de mentalidad. Debemos dejar el uso de coches particulares y priorizar bicis, vehículos eléctricos, transporte colectivo o compartir coches.


Además de ser mejor para el medio ambiente, muchas de estas alternativas vienen con más beneficios. Caminar o ir en bici nos deja más conectados con nuestro entorno, reduce el sedentarismo y es una de las opciones más económicas. Estadísticas muestran que 25% de los desplazamientos urbanos son de menos de 5 km que equivaldría a 20 minutos en bici.


Los vehículos eléctricos son más baratos en el uso cotidiano y a largo plazo. La electricidad usada para cargar el vehículo eléctrico cuesta un tercio del valor de combustible para el mismo kilometraje. Además, por tener menos piezas y partes, su mantenimiento es más simples y barato. Los beneficios no son solo financieros o ambientales, los vehículos eléctricos tienden a tener el centro de gravedad más bajo, que reduce riesgos de vuelco, y tienen menos probabilidad de explosión o incendios en caso de accidentes.


Cada vez más ciudades alrededor del mundo están entrando en el reto de reducir emisiones de dióxido de carbono, creando soluciones que garantizan el flujo vital de personas, bienes y servicios. Nos resta educar y enseñar a cada vez más gente los inúmeros beneficios de una vida más sostenible.

6 vistas