Los 5 Mandamientos Zero Waste


Instagram @naturailesa

El Zero Waste es una manera de comportarnos en nuestro día a día en relación a lo que consumimos, que consiste en generar la menor cantidad de basura posible para reducir al máximo nuestro impacto negativo en el planeta.


Es cierto que el concepto “cero” puede parecer muy lejano y hasta cierto punto desmotivador para quien se ha dado cuenta que algo hay que cambiar y está empezando a introducirse en este mundo del Zero Waste.


Pero empezar puede ser simples siguiendo los 5 mandamientos Zero Waste:


1. Rechaza: todo que no necesitas.


Rechaza cualquier producto que sea desechable o que sepas que eventualmente terminará en la basura, plumas con propaganda, envoltorios plásticos al hacer las compras.



2. Reduzca: pregúntate si lo necesitas de verdad.


Puedes reducir el tiempo en el que te bañas, la energía que utilizas en casa o aspectos de tu dieta.

Replantéate tu ritmo de consumo y procura agotar la vida útil de las cosas antes de comprar un nuevo producto que las sustituya.

¡El planeta y tu bolsillo agradecen!



3. Reúse: busca opciones de segunda mano.

Cuando hablamos de ropa, además de ser insostenible, la moda rápida a menudo también está mal hecha. Para mantener bajos los costos, los fabricantes usan telas y puntadas de calidad inferior. Por otro lado, cuando pagas poco por una prenda, es fácil desecharla una vez que termina la temporada y está pasada de moda.

Tu prenda perfecta puede estar esperando para ser re-amada.



4. Recicla: todo que puedas.


Si seguimos los 3 primeros pasos, no nos debe sobrar mucho, de todas formas, es importante separar nuestros desechos para facilitar su reciclaje.

El reciclaje ayuda con muchos problemas generados por nuestra forma de vida moderna. Economiza recursos renovables y no renovables, ayuda a reducir el consumo de energía y combustibles fósiles, que cómo consecuencia genera menos CO2 y reduce el efecto invernadero.



5. Reincorpora: todo desecho orgánico.


Cuando compostamos, disminuimos la cantidad de residuos, reutilizando una materia orgánica que de otra manera se perdería. Además, podemos fertilizar el suelo con un abono gratuito sin utilizar productos químicos que pueden contaminar las aguas subterráneas y saturar la tierra y las plantas.

¡Únete a nuestra newsletter para recibir novedades y consejos eco!