Ecología Tridimensional




Las impresoras 3D están cada vez más presentes en nuestro día a día. Aún que pasen indiferentes a la gran mayoría de las personas, desconocedores de su potencial de utilización, los expertos creen que pronto esta tecnología provocará una revolución en el mercado consumidor equivalente al causado por la masificación del ordenador y la aparición del mercado de venta en línea.


La impresora 3D permite la creación de objetos específicos y personalizados dentro de la propia residencia del consumidor, rompiendo así la cadena tradicional de fabricación, transporte, almacenamiento y puntos de venta de los productos tradicionales.


¿Pero si la impresora 3D utiliza filamentos de plástico para imprimir los objetos, donde entra la cuestión ecológica, de reciclaje y sostenibilidad en ese caso?


Ya existen, en el mercado, filamentos de plásticos que no se hacen a partir del petróleo sino de materiales vegetales y biodegradables.


Se ha lanzado también un equipo compacto que permite que el propio usuario recicle la mayoría de los plásticos que tiene en su uso doméstico, transformándolos en filamentos utilizados en la impresora 3D.


Es cada vez más comprobado que las novedades tecnológicas, si se utilizan con criterio y compromiso, pueden sí convertirse en herramientas poderosas y fundamentales para la propuesta de sustentabilidad, conservación del medio ambiente y preservación de los recursos naturales de nuestro planeta.


¡Únete a nuestra newsletter para recibir novedades y consejos eco!