Bambú: La madera del Futuro

Actualizado: 10 de jul de 2018


Pertenece a la familia de las gramíneas.

Está presente en una extensa distribución geográfica (Asia, África y América).

Tiene una extraordinaria capacidad para adaptarse a los más diferentes tipos de suelo y climas.

Puede crecer hasta 1 metro al día.


¿Ya sabéis de quien estamos hablando?


Uno de los regalos más importantes que la naturaleza concedió al hombre: el Bambú, la madera del futuro. Mismo después de siglos de uso, hoy, empezamos a mirarla con nuevos ojos. Muchos creen que esa planta increíble puede ser una de las soluciones para la crisis ambiental de nuestro planeta y las razones son muy simples.


El bambú puede ser usado para la construcción de todo tipo de estructura por ser muy resistente y versátil. En sus cualidades naturales encontramos, por ejemplo, sus propiedades bactericidas y antifúngicas. La fuerza del bambú también es excepcional, ya fue testada por universidades de todo el mundo y los resultados fueron sorprendentes. En muchos casos, el bambú posee resistencia superior a materiales convencionales de construcción.


Dependiendo de la especie, el bambú puede ser cosechado dentro de 1 y 5 años. Otros tipos de madera, como el roble, pueden llevar por lo menos 40 años.



Casi 1 millón de acres de florestas son perdidas todas las semanas por la deforestación. La versatilidad del bambú como sustituto de tales maderas puede ayudar a reducir estos números y proteger nuestras florestas.


Cuando plantado, el bambú absorbe el dióxido de carbono y libera hasta 35% más oxígeno que los arboles maderables. El bambú tampoco requiere fertilizantes, pesticidas o cualquier tipo de químicos para desarrollarse y algunas especies pueden crecer más de 1 metro al día. Ninguna planta en el mundo crece tan rápido. Cuando cosechado, el bambú crece nuevamente de la misma raíz. Así, no hace falta plantar más.


Después de la cosecha, prácticamente todas las partes de la planta son aprovechadas. Con ello se hace desde mantillos para mejorar el suelo, hasta muebles preciosos y palillos chinos. El bambú puede sustituir la madera normal en casi todo. Papel, suelos, muebles, materiales de construcción, etc. Además, fibras del bambú son mucho más fuertes de las de las maderas normales y son más resistentes a los cambios climáticos.





Entre otras aplicaciones menos conocidas por los occidentales, encontramos su uso en la alimentación, como en la culinaria china, donde sus innumerables valores nutritivos son exaltados y reconocidos como beneficiosos para la piel y los huesos.


Por en cima de todo, el bambú es muy bueno para el fomento económico de países poco desarrollados. Pues, además de crecer en una variedad de condiciones climáticas, la producción de bambú proporciona oportunidades de empleo en áreas que necesitan de más estabilidad económica y social.


Un súper recurso natural, sostenible, beneficioso y con usos cada vez más diversificados ya sustituye el plástico en las cosas más simples de nuestro día a día.


Los cepillos de dientes de bambú, por ejemplo, son una opción biodegradable y más sana a los miles de cepillos de plástico que tiramos todos los años.





¡En nuestra tienda, podéis encontrar cepillos de dientes de bambú, bolígrafos y portaminas de bambú, altavoces de bambú, reloj de bambú y mucho más!


El bambú es solo una de las muchas alternativas que tenemos y que son mejores para nosotros y para nuestro ambiente. El plástico no es la única solución.

  • Instagram
  • Facebook
  • Twitter

¡Únete a nuestra newsletter para recibir novedades y consejos eco!